¡ Una copa por favor!

Tú qué la sangre alteras y envileces el amor,
cuando te veo te  odio pero no resisto tu atracción
y al tabernero le pido un poco más de alcóhol.

Ahogas penas de forma extraña cual pócima de horror
y cuando embriagado despierto con el efecto de tu sabor,
no pienso que un día mis venas ardieron de pasión.     
                          
Traslúcido y traidor, engañas de los hombres el mejor
que encantado con el hechizo de tu calor,
se verá envuelto en fantasmas de su imaginación.

La mano temblorosa y mil sombras que veo con ojos sin valor.
Prometo no cruzar tu sendero ni balbucear tu canción
y al tabernero le pido un poco más de alcóhol.

image

La concentración de alcóhol en  bebidas fermentadas es inferior a las espirituosas, que arrancan su graduación a partir del 15 ‘/, vol.
El vino por lo general suele oscilar entre los 10 y los 15 grados, frente los destilados que se presentan con el 30 por ciento de su volumen, pudiendo llegar a los 50.
En algunos casos el consumo de alcóhol entre los adolescentes, que no llegan a los 18 años de edad, empieza por diversión y termina en borrachera de fin de semana. Lo que supone un gran impacto para el desarrollo aún inacabado de los órganos y del sistema nervioso, afectando de manera notable a la personalidad.
La educación en los hogares y en la escuela sobre el consumo moderado es de vital importancia.
La práctica a diario de consumo de vino de manera razonable, no sólo aporta beneficios a través de los polifenoles que son antioxidantes , en especial el
resveratrol, sino que evita tanto la acumulación de colesterol en el torrente sanguíneo como ataques al corazón, aumentando la esperanza de vida incluso al cocinarse con él.
La baja concentración de alcóhol en una única copa de vino no daña al organismo.
El vino ha sido y es, un importante incentivo social, de negociación y festejo desde los comienzos de la historia, según muestran los vestigios arqueológicos a través de las representaciones iconográficas.
Así pues…
                   ¡Levantemos la copa!

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Bodega Binifadet — Merluzo 2013

SOUL FOOD NIGHTS -11-4

Amparado  a la Indicación Geográfica Protegida Vino de la Tierra Isla de Menorca, realiza la fermentación alcohólica en depósito de acero inoxidable y la maloláctica en roble europeo sin posterior crianza en barrica.

Elaborado a partir de las dos variedades nobles más plantadas en el mundo, la Merlot y Syrah con un potencial brutal y una gran complementariedad entre ellas. Aunque  Francia es el lugar espiritual de ambas (la primera es originaria de Burdeos y la segunda de Valle del Ródano) solo un puñado de Vins de Pays, utiliza esta mezcla. En Italia y California, por el contrario este ensamblaje es muy popular.

La fase visual presenta un rojo cereza intenso y brillante con ribetes azulados bien cubierto por una capa media-alta.

En nariz , aromas de buena intensidad, picotas y frutos del bosque , junto a notas florales y herbáceas, a la par que especiadas. Con sensaciones cenicientas y de carbón que le da un marcado carácter volcánico.

El ataque en boca es de juventud y frescura, muy bien consensuada la acidez y la astringencia. Estructurado pero bien redondeado. Correspondencia entre la fase olfativa y gustativa con presencia de fruta bien especiada de gran amabilidad.

Armoniza por afinidad con entrantes suaves, arroces de carne, embutidos, cordero asado, carnes rojas a la parrilla, quesos suaves tipo Mahon y con toda la cocina menorquina amparandonos al km.0.

La temperatura de consumo fluctuará entre los 12° y 16°C según la estacionalidad y el gusto personal de cada uno, ya que la moderada graduación alcohólica de 13 % vol. así lo permite.

 Screenshot_2015-03-22-08-05-39

LA BODEGA

La pequeña bodega familiar  está diseñada por el arquitecto menorquín Lluís Vives y es el proyecto de empresarial de Carlos Inges, cuyo fin es respetar los valores culturales y paisajísticos. Excavada en la arenisca e integrada entre las rocas, la llanura y el mar,  aúna el equilibrio natural de la isla más oriental de las Baleares, donde gran parte de la vida silvestre y el habitad están protegidos por la UNESCO  desde que en 1993 se declara Reserva Natural de la Biosfera.

En 1979 plantan varias variedades de viñedo, que después de varias vendimias amplían con aquellas que se adaptan mejor a los suelos volcánicos, ya que en los límites tectónicos de Menorca se localizan la mayor parte de los volcanes existentes en la Tierra.

Los vinos de Binifadet salen al mercado por primera vez en el 2004, de corte mediterráneo y muy menorquinos. Su producción procede de los viñedos en propiedad al sur de isla, en San Luís , donde el subsuelo  calcáreo de arenisca esta presente en parcelas cerradas de pared seca para proteger las viñas de la Tramontana.

Elaboran a demás vinos blancos y espumosos “xampanet”, mermeladas de vino y otros productos alimentarios.

Cabe mencionar la Chardonay de esta bodega, afamada de manerara internacional por la prensa, cuando el sumiller del Bulli Ferran Centelles lo incluyó en la carta.

Las etiquetas de los vinos están diseñadas por Jordi Duró, habiendo sido editadas usando los tampones que se utilizaban en el Teatro del Liceu de Barcelona para imprimir los carteles de las óperas a principios del siglo pasado. Menorca tiene una gran tradición operística que la une al vínculo que ha tenido siempre con la Ciudad Condal.

LOS SUELOS

Gracias a productores aventureros en tierras inhóspitas dispuestos a sacar un buen vino de debajo de las piedras, se ha convertido un  desierto volcánico, ecológicamente hablando, en un mar de vidueño.

La isla de Menorca se caracteriza por una orografía muy suave , de suelos profundos pardocalizos de textura franca y arcillosa , sobre un sustrato litológico complejo de  de rocas calizas, areniscas y pizarras.

Las correlaciones más inmediatas nos llevarán al Priorato.

El punto más alto de la isla es en Monte Toro a  358 m.  de altitud.

CLIMA

Mediterráneo con más de 600 mm/año de precipitaciones de otoño a primavera; veranos secos y una temperatura entre 13 y 20*C. Con vientos intensos dirección Norte mas frecuentes  durante los meses de invierno.

VARIEDADES RECONCIDAS

Negras:  Cabernet Suavignon, Merlot, Pinot Noir, Monastrell, Ull de Llevre (Tempranillo), Callet, Manto Negro y Fogoneu.

Los vinos de Merlot y Cabernet Suavignon son los más representativos de la comarca.

Blancas: Chardonay, Macabeo, Malvasía (antigua variedad de los navegantes griegos), Moscatel, Parellada y Moll.

UN POCO DE HISTORIA, POR FAVOR.

En 1708 la ocupacion de la isla por parte de Gran Bretaña marca un incremento de la población, ésto se suma a que las naves se aprovisionaban en el puerto de Mahon, lo que impulsó la producción de vino y de la extensión del cultivo del majuelo.

En 1817 se cuantificaron 1500 has. de viñedo.

El vino se  se guardaba en botas de roble o de castaño forradas de esparto o con un entramado de caña agrietada para su comercialización, la mínima expresión era “mig quartes” que equivalía a 3,5 l.

El final de la ocupacion en el siglo XlX inicia un periodo de recesión junto a las enfermedades  de las cepas especialmente, la filoxera.

En la actualidad, la pequeña industria del vino disfruta de un periodo de modernización, que la creación en el 2002 de  IGP. VT. Isla de Menorca, que ha estimulado el empaque de producción de vinos de calidad.

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios

León y sus variedades

IMG-20150121-WA0037

Los últimos resquicios arqueológicos, cuentan que es la Legión Vl la que trae el cristianismo y la historia a esta tierra que nace en el año 68 d.C.
Las conchas de Viera nos sitúan sobre el que fue encierro de Quevedo  durante 4 años; tornándose Parador Nacional de fachada plateresca y de claustro clasicista construido en tres etapas y, que a mí se me antoja “Gran Sala de Catas  de San Marcos”.
El ir y venir de visigodos, germánicos, musulmanes y romanos, hacen de los legionenses una estirpe digna de conocer.
León, es un lugar de contrastes:
La planicie con sus ondulaciones, nos sumerge en un mar de cereales y viñas, enmarcadas por el Esla y el Cea.
Su clima continental y la alternancia térmica entre días soleados y noches frescas, permiten una perfecta madurez fenólica y alcohólica, grácias a una equilibrada síntesis entre los ácidos antocianos y los polifenoles, a la par que una lenta maduración de sus pepitas, síntoma de calidad final de la fruta.
La orografía discurre en terrazas aluviales que conforman las mejores condiciones para el cultivo  de la vid.
La arquitectura rupestre popular de espacios excavados en pequeñas lomas o promontorios de tierra arcillosa, aprovecha el desnivel y forma galerías idóneas para el almacenaje de la uva y sala de crianza a 14 ó 15°C de temperatura constante, a la vez que proyecta la vida en dos niveles: el superior, de trabajo, tierra y cielo, y subsuelo, donde gobierna la cultura bodeguil.
Se calcula que hay más de 50.000 bodegas-cueva caladas en la entraña de la tierra; parte están abandonadas y otras muchas echadas a perder. Proliferaron a partir de repoblaciones medievales que tardaron en construirlas entre 2 y 20 inviernos. La edad de algunas se mide en siglos y, a 20 km de la capital nos  encontramos una cueva-museo que es el Centro de Interpretación del Vino.

La Vía de la Plata atraviesa la zona de producción, cuyo sistema de conducción es en sus 1400 has en un 80 % en espaldera. Cuenta además con municipios de Valladolid adheridos a la Tierra de Leon, que en un abrir y cerrar de ojos pasará a ser D.O.León.

DSC_1516
En 1985 las cooperativas y bodegas de Valdevimbre, Los Oteros y Cea crean la Asociación Profesional de Viticultores, Elaboradores y Embotelladores con el empeño de defender, promover y mejorar la calidad de sus vinos, y conseguir la D.O. que llegaría en 2007.
Desde entonces su filosofía ha sido elaborar vinos que transmitan carácter e identidad a través del respeto por el terruño y las variedades autóctonas.
La estrella es la Prieto Picudo, variedad noble que se da únicamente en esta zona originaria del Sur de León, donde a penas quedan hoy 100 has. de viñedo. La baya se engarza en un racimo apretado y su forma es oval y picuda, su nombre que en Portugués significa negro, alude a la gran carga de materia colorante que contiene. Rica en azúcar, taninos y con una magnífica acidez.
Los vinos son amoratados, muy cubiertos y brillantes, con una degradación al rubí en el ribete; con buen desprendimiento de alcohol, presenta múltiples patas de velocidad moderada tras la  agitación de la copa.
Los vinos además de ser monovarietales, pueden contener Tempranillo y Mencia en un 30%, esta última  variedad, de la que fue tan  popular su cultivo en el pasado, supone hoy tan solo un 4% de la plantación.
En nariz se descubren con toda la gama de la fruta negra (mora, zarzamora, ciruela pasa…). La frescura y la floralidad inicial pasando incuso por los caramelitos de violetas. Tras la agitación , se tornará marchita con un final de flores secas, entre ellas, la caléndula.
La paciencia por parte del catador, permitirá  que se desplieguen todas estas sensaciones bajo la dulcedumbre aportada por el alcohol.
La terrosidad inmediata arropada por una gran frescura se apodera de la boca al paso de un vino cuya musculatura se extiende más a lo ancho que  a lo largo del paladar.
También llama la atención la sensación cálida, que no ardiente, de un vino en cuya etiqueta se estampan 12.5℅ vol.
Para el rosado siguen utilizando la técnica de sus ancestros, “el madreo”, que consiste en añadir racimos enteros al mosto cuando está fermentando en barrica. Consiguiendo así, vinos frescos y chispeantes en boca gracias al carbónico que queda completamente integrado, incluso mucho tiempo después de ser embotellado.
En cuanto a blancas en León, hay una variedad casi olvidada, aquí  mayoritaria, de la que quedan 80 has. de producción, con  plantas de más de 150 años de edad, la Albarín. Se disputará con Cangas de Narcea, su  presencia única en el mundo.
De sensación cítrica y floral, va desplazando de la zona poco a poco al verdejo, del que además se elabora una curiosidad en Valdemimbre de consumo local, “El Tostadillo”. Se obtiene de la pasificación de la uva y se cría  durante dos años como mínimo, en barrica de roble. Sus connotaciones aromáticas nos traen reminiscencias de otros vinos que quedan muy lejos de este marco, a caballo entre los Px y los Vinos de Naranja.
De manera residual, queda algo de Godello, Palomino y Malvasía.
La campaña de vendimia dio comienzo el pasado 8 de Octubre; la añada correspondiente es la 2013, que aporta  vinos con características diferentes a las que la preceden; rosados de menos color, más ligeros y de menor intensidad en boca, de fuerza aromática media, de menor grado alcohólico y más fáciles de beber que otros años.
La tendencia en los tintos son los jóvenes afrutados y los robles con una crianza entre 3 y 4 meses. También con menor graduación alcohólica y un marcado carácter varietal.
Los blancos muestran una gran amplitud e intensidad aromática y una frescura que no tiene fin.
Una añada que rompe con las anteriores, demostrando una versatilidad con la que los leoneses “se mojarán por dentro y por fuera” en el Húmedo separado del barrio Romántico, por la línea  imaginaria que traza la Calle Ancha, donde la tapa es gratuita y la gastronomía aúna las últimas tendencias, con la tradición de carnes, chacinas, pescados de sus ríos  y repostería monacal.

Publicado en Estudio profundo | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El día después

blog_vino

Cuando el vino entró en mi vida, me descubrió un mundo que cambió por completo el mío. Hoy quiero compartir con todos las sensaciones que provoca en mí. La primera toma de contacto con el vino es la fase visual; es capaz de conmoverme y cambiar mi estado de ánimo por completo. Mis expectativas comienzan a ensancharse sobre qué encontraré en la copa. Adivina, adivinanza… La capa, el color y la textura, me permiten vaticinar un puñado de precipitadas conclusiones. Al acercármelo a la nariz, el vino en su tranquilidad, me concede escrutar su complejidad y me provoca de manera descarada para que lo despierte a través de la agitación. En este punto, él también me despierta a mí con un torrente de aromas y efluvios que se van desprendiendo en pequeñas dosis. Algunas veces es tan evocador y adictivo, que no reparo en llevarlo a la boca. Poco a poco voy tomando conciencia del ejercicio en el que estoy inmersa y lo llevo a los labios. La sensación táctil, la temperatura y su densidad, hace que se me erice la piel al paso. Al fin llegamos a un entendimiento entre ambas partes. Entonces es cuando pienso que Dios creó la Tierra, la luz, y las estrellas… pero eso fue, después de tomar una copa de vino.

Publicado en La voz de Nuria | Etiquetado , , , , | 2 comentarios